Lejos de ti (Kimi to wakarete, 1933) de Mikio Naruse

apart from you

Cada vez son más numerosos los críticos y cinéfilos que reivindican a Mikio Naruse como el cuarto nombre a añadir en la triada de grandes del cine japonés (ya saben, Akira Kurosawa, Yasujiro Ozu y Kenji Mizoguchi). Y un servidor no ha querido ser menos dedicando una entrada a una de sus primeras películas perteneciente, cómo no, a su etapa muda: Lejos de ti (1933). Su historia se centra en tres personajes: una geisha de avanzada edad, Kikue, su hijo adolescente que se avergüenza de la profesión de ella, Yoshio, y otra geisha más joven que intenta reconciliar al muchacho con su madre, Terugiku.

Aunque se trata de una de sus primeras obras, cuando Naruse dirigió Lejos de ti ya llevaba años metido en el mundo del cine desempeñando cargos como ayudante de dirección y, a juzgar por el resultado, no sería descabellado suponer que cuando se puso tras las cámaras ya tenía pensada y madurada su particular concepción del cine y la forma como le gustaría narrar sus películas.

De entrada ya podemos intuirlo por escoger como tema el papel de la mujer, ya que Naruse es uno de los cineastas japoneses clásicos que más insistieron en dicha temática (un rasgo que comparte con Mizoguchi); pero también por el tono. Mientras el ya mentado Mizoguchi abogaba más por un sentido trágico en sus historias, Naruse en cambio mantiene un tono más sosegado, sin incidir en el dramatismo de las situaciones. De hecho, si uno lee los argumentos de sus películas tiende a esperarse auténticos dramones por las situaciones que se suceden, pero a la práctica cuando las vemos no tenemos esa sensación de tragedia. No es que Naruse les quite peso u opte por un enfoque frío y distanciado, sino que prefiere tratarlas con una sensibilidad especial, casi pasando por alto los elementos más dramáticos para centrarse en cómo reaccionan los personajes a los avatares del destino. Ésa es la clave del cine de Naruse.

vlcsnap-00005

Por ejemplo, en el caso que nos ocupa, cuando Terugiku pide a Yoshio que la acompañe a su hogar, lo que tiene importancia no es el momento en que descubrimos que el padre de Terugiku es un alcohólico que vende a sus hijas como geishas, ni el tenso enfrentamiento con ella cuando ésta se niega a que su hermana menor sufra el mismo destino. La escena crucial es la que sucede después, cuando los dos jóvenes pasean por la costa y Terugiku le habla sobre cómo le gustaría ser libre mientras mira el mar. A nivel dramático no tiene la intensidad de la discusión con el padre, pero Naruse subraya claramente la importancia que tiene para él ese momento.

Del mismo modo, cuando Kikue, la madre de Yoshio, intenta suicidarse al ser rechazada por su principal cliente, Naruse contrapone mediante un montaje en paralelo la escaramuza entre ella y el cliente con unos planos cómicos de otros clientes divirtiéndose con unas geishas. Este montaje permite no solo mostrar las dos facetas de una misma realidad (esas geishas algún día se harán viejas como Kikue y seguramente pasarán por un mal trago parecido) sino dar cierta distancia a un momento tan dramático que sucede mientras en la habitación de al lado tiene lugar una escena ridícula.

vlcsnap-00003

La relación entre Yoshio y Terugiku está tratada con mucho mimo, con ese vínculo que podría parecer amoroso pero que ella entiende más de forma fraternal (de hecho le dice explícitamente que él es el hermano que siempre quiso tener). La ambivalencia del amor que sienten el uno por el otro se pone de manifiesto en la escena del viaje en tren – de nuevo bastante intrascendente a nivel de guión pero que es de las que más se quedan retenidas en la memoria – cuando ella se pregunta cómo les verán el resto de pasajeros: como dos hermanos o como dos amantes.

Al igual que el resto del film, la escena final transmite más tristeza que dramatismo. Terugiku se va a otra ciudad para conseguir más dinero con que mantener a su familia. Es obvio que va a estar toda su vida condenada a trabajar como geisha para luego ser rechazada cuando sea demasiado vieja, pero todo eso debemos deducirlo por nosotros solos. Ni Naruse ni la propia Terugiku enfatizan ese terrible destino. La heroína acepta con sumisión que no tiene otra alternativa y se despide de Yoshio sin perder su firmeza. Él en cambio no puede dejar escapar una lágrima, ya que al igual que nos sucede a los espectadores no podemos evitar que ese triste pedazo de realidad nos conmueva pese a la delicadeza con que el director nos lo ha expuesto.

Una película que no está a la altura de los mayores logros de su director pero que ya exhibe ese trazo tan sutilmente emotivo y honesto a la hora de dibujar las relaciones humanas. Muy recomendable.

El film está completo en Youtube con subtítulos en inglés.

vlcsnap-00006

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.