Películas desaparecidas: The Divine Woman (1928) de Victor Sjöstrom

Un día me gustaría escribir más ampliamente sobre la curiosa experiencia de ver fragmentos de películas perdidas. Visionar minutos sueltos de una obra mucho más larga que no necesariamente corresponden a sus mejores escenas o las más representativas, sino las que por pura arbitrariedad han llegado a nuestros días. Reconstruir a partir de ahí esa película incompleta en nuestras mentes imaginándonos las partes que faltan a partir de lo que sabemos de ella (sinopsis, fotogramas sueltos, críticas de la época) de forma que cada uno de nosotros se la imagina a su manera. Es una irreparable pérdida que estas obras se hayan perdido, pero tiene también su interés este ejercicio de imaginación.

Partiendo de esta reflexión: ¿es The Divine Woman (1928) de Victor Sjöstrom un sensible y exquisito melodrama romántico? ¿O es más bien el clásico producto impersonal holllywoodiense al servicio de sus dos estrellas? Ambas hipótesis podrían ser válidas, pero a no ser que alguien descubra milagrosamente una copia completa del filme nunca lo sabremos.

The Divine Woman (1928) era en cierta forma un «all star» de la troupe de emigrantes suecos que habían llegado a Hollywood en aquellos años: su director de más renombre, Victor Sjöstrom (por entonces obligado a renombrarse como Seastrom para no asustar al público americano); su actor más carismático, Lars Hanson, y por supuesto su gran diva, Greta Garbo. Los tres habían triunfado en Hollywood pero también había un cuarto nombre que había probado suerte en la tierra prometida del cine sin tanto éxito: el director Mauritz Stiller. Él era junto a Sjöstrom el otro gran realizador sueco de la época, pero a diferencia de su compañero, su carrera americana nunca llegó a despegar del todo. Siendo el gran descubridor y artífice de la «leyenda Garbo», cuando Stiller supo que se estaba fraguando este proyecto lo vio como una última oportunidad de resarcirse y pidió a la Metro que le dejaran dirigirla. Pero era inútil, de entrada él estaba bajo contrato en la Paramount y además preferían cederle este proyecto a Sjöstrom. Enfermo y deprimido, Stiller volvería a Suecia donde moriría poco después.

Volviendo a la película, el argumento en cuestión estaba inspirado en la historia de la célebre actriz Sarah Bernhardt: Mariane, la hija de una cortesana parisina, ha sido criada en el campo por campesinos. Uno de los admiradores de Marianne, Monsieur Legrande, la trae a París secretamente, ésta se escapa y se encuentra con un soldado llamado Lucien. Ambos se enamoran y él le consigue un trabajo limpiando ropa en un teatro para después volver al regimiento. Un día Legrande vuelve a encontrarla y le ofrece un trabajo como actriz. Ésta accede y se convierte en su amante. En paralelo, Lucien vuelve como un desertor, pero es descubierto y encarcelado.

Marianne se convierte entonces en una actriz exitosa. Al volver Lucien de prisión la acusa de haberle traicionado por Legrande. Ésta le asegura que él es el único al que quiere de verdad, pero él se marcha. Marianne se desespera y encuentra su vida vacía sin el hombre al que ama. Pronto su carrera se viene abajo e intenta suicidarse, pero entonces Lucien vuelve con ella y ambos marchan para una vida mejor en Sudamérica.

Según parece, The Divine Woman fue planteado por el estudio como una obra para mayor lucimiento de la Garbo, cuyo nombre aparecía por primera vez por encima del título de la película en los carteles, un síntoma inequívoco de cómo su popularidad iba aumentando cada vez más. Parece ser que la actriz se preparó a conciencia su papel llegando a aprenderse incluso los diálogos del resto de actores.

Desafortunadamente, se trata de la única película protagonizada por ella que ha desaparecido, ya que el único negativo existente desapareció en un incendio. Otra razón por la que muchos lamentamos especialmente su aparición es obviamente el tratarse de una de las muchas obras desaparecidas del genial Victor Sjöstrom, uno de los mejores directores de la era muda. Por ambos motivos, el American Film Institute la considera una de las diez pérdidas más importantes de la era muda.

Como pequeña compensación, en 1993 se encontró en Moscú un rollo de la película que podrán ver a continuación. Es una breve escena de menos de diez minutos en que el personaje de Mariane se despide de Lucien antes de que éste regrese al ejército. Es a partir de estos minutos que debemos construir el resto de la película en nuestras cabezas e imaginarnos el resto. Se hace patente el experto manejo del tempo por parte de Sjöstrom pero sobre todo quien destaca con luz propia es la Garbo, que está extraordinaria. Aquí ofrece ciertamente un papel mucho más relajado que de costumbre, con un personaje de carácter más juvenil que pasa en estos minutos de la pasión a la rabia por ser abandonada, todo ello sin restar credibilidad a su personaje y sus reacciones. Ciertamente, es tentador e inevitable hacerse ilusiones respecto al resto del metraje. Quizá no sería una de las mejores obras de Sjöstrom, Hanson o la Garbo, y quizá no sería más que una película comercial de encargo de la época… ¡pero qué daríamos muchos por poder disfrutar de una película comercial de encargo de la época con esos tres nombres implicados!

3 comentarios en “Películas desaparecidas: The Divine Woman (1928) de Victor Sjöstrom

    • ¡Los milagros existen! El año pasado se encontró precisamente una película perdida de Sjöstrom más antigua que ésta, crucemos los dedos…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.