A Trap for Santa Claus (1909) de D.W. Griffith

Ahora que se acercan las Navidades es un buen momento para rescatar este entrañable cortometraje de D.W. Griffith, A Trap for Santa Claus (1909). La historia, de tintes marcadamente melodramáticos, tiene como protagonista a una familia caída en desgracia: el padre, que lleva tiempo sin trabajo, ha sucumbido al alcoholismo, y su mujer y sus dos hijos pequeños subsisten como pueden soportando sus arranques de furia. Un día, el hombre decide dejar el hogar porque cree que su presencia les hará más mal que bien, y la pobre madre queda abandonada a su suerte. Pero por suerte les llega la noticia de una cuantiosa herencia inesperada gracias a la cual pueden vivir cómodamente en una gran casa.

Llega la noche de Navidad y los dos niños deciden poner una trampa para atrapar a Santa Claus cuando entre en casa. Pero quien cae en la trampa no es Santa sino… ¡su propio padre! Resulta que éste ha entrado por una ventana para desvalijar la casa sin saber a quién pertenece. ¿Cómo finalizará el drama? Tendrán que ver la película para descubrirlo.

A Trap for Santa Claus es un melodrama prototípicamente Griffith que no se encuentra entre lo mejor del cineasta, pero aun así funciona de forma más que notable, sobre todo por la contención con que Griffith aborda la historia. En aquellos años todavía había cierta tendencia entre muchos cineastas de tratar este tipo de melodramas con un tono excesivamente trágico y exagerado, pero obras como ésta nos demuestran que esa forma tan tópica de entender el cine mudo (actores sobreactuando en grandes tragedias) en realidad ya estaba remediándose desde una fecha tan temprana como 1909 de mano de cineastas tan expertos como Griffith. Los actores están realmente bien y Griffith consigue que el giro que da al final hacia un tono más entrañable funcione porque nos creemos sus personajes (por ejemplo, el padre no es el arquetípico borracho repulsivo sino un hombre que nos da pena y entendemos que no es genuinamente malo).

En ese sentido merece destacarse el reparto. El personaje del padre lo encarna un rostro de sobras conocido por los fans de Griffith, Henry B. Walthall, uno de sus actores predilectos y más empleados en sus cortometrajes y mediometrajes. También creo que merece destacarse a la niña por ser una persona bastante interesante y desconocida, la actriz infantil Gladys Egan. Griffith la empleó en multitud de obras de esos años, incluyendo algunas de las más importantes – The Lonely Villa (1909), A Corner in Wheat (1909), y un largo etcétera – pero de repente a partir de 1912 decidió dejar de contar con ella. ¿El motivo? La niñita, nacida el 1900, estaba empezando a convertirse en una adolescente que ya no pegaba para papeles infantiles. Y en paralelo Griffith había descubierto a las hermanas Gish, a quienes prefirió para los roles de chicas jóvenes e inocentes. La carrera de Gladys en el cine acabó pues con su llegada a la pubertad, pero merece la pena recordarse como una de esas pequeñas estrellas de estas primeras décadas.

Por último, una curiosidad, ¿han reconocido al barman? ¡Es ni más ni menos que un joven Mack Sennett! Éste empezó en el cine como actor a las órdenes de Griffith antes de animarse a probar suerte como director y productor de comedias de slapstick creando el famoso estudio Keystone. Pero eso, como suele decirse, es otra historia.

Con este cortometraje nos despedimos de ustedes hasta enero. Así pues pasen unas felices fiestas y no se olviden volver el próximo 2023, ya que será un mes de celebración en este rincón silente.

Amigos lectores, con este corto navideño nos despedimos hasta el año que viene. Esperemos que tengan unas buenas fiestas y que Santa Claus les traiga a ustedes muchos regalos, especialmente cine mudo. Les esperaremos de retorno en Enero para hacer una pequeña celebración en este humilde rincón silente. Confiamos que no falten.


Este blog ha sido posible durante todos estos años gracias al apoyo incondicional de todos nuestros lectores, a quienes no podemos estarles suficientemente agradecidos por su fidelidad. Si les gustó este post pueden también invitar a este Doctor a un café para ayudarle a mantener este humilde rincón cinéfilo.

Anuncio publicitario

6 comentarios en “A Trap for Santa Claus (1909) de D.W. Griffith

  1. Muchas gracias por este corto que todavía no había visto, un viaje a lo mejorcito que se cocía en 1909 (porque Griffith no nos engañemos, sin ser el único, era de los mejores cocineros cinematográficos que ya por entonces había). ¡Felices fiestas y feliz 1903, 1913 y 1923!

  2. Vaya Doctor, con usted siempre se aprende algo. Y no lo digo por los datos que aporta sobre el corto y Griffith, que también, sino porque me ha extrañado ver a «Santa» disfrazado con la parafernalia actual, cuando yo pensaba, como dice el saber popular, que esa imaginería está copiada de una imagen publicitaria de Coca cola de los 30… El caso es que he mirado en la wikipedia y, en efecto, no es creación de la compañía, sino que fue un historietista alemán, Thomas Nast, quien le dio su aspecto en la segunda mitad del XIX.
    Pase un estupendo mes de asueto merecido y esperemos que siga a la vuelta de navidades con las mismas fuerzas de siempre para dejarnos sin palabras.

    • Hola Manuel,

      Pues lo de aprender algo nuevo va en los dos sentidos, porque lo que usted comenta yo tampoco lo sabía. Mi idea era que Santa inicialmente iba vestido de verde pero se le cambió el color a rojo por una campaña de Coca Cola, pero no sabía de donde salió la vestimenta típica. Es lo bueno de estas películas tan antiguas, que más allá de lo que nos aportan cinematográficamente te permiten descubrir cosas de su tiempo.
      Gracias y pase usted también unas felices fiestas. Espero que esté de vuelta con nosotros en enero para la pequeña celebración que haremos por aquí.
      Un abrazo.

  3. Mi querido Doctor, me ha «saltado» en youtube este vídeo que contiene unos Santas primitivos y me he acordado de esta charla nuestra, Le dejo el enlace por si no los conocía y le sirven para amenizar la velada de esta noche tras el visionado habitual (lo intuyo) de La Jungla de cristal 2.
    Un abrazo y que le llenen el árbol de descubrimientos cinéfilos.

    • Rayos, Manuel, qué maravilla de vídeo. Solo lo he mirado por encima porque ahora no tengo tiempo, pero me encanta. Además algunos de esos Santas primitivos a mí al menos me dan incluso algo de miedo tal y como están filmados, lo cual por supuesto le da puntos extra. Muchas gracias por compartirlo y que tengas unas felices y cinéfilas fiestas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.