Das Frauenhaus von Rio (1927) de Hans Steinhoff

NAGO02_EYE-A33274_X

Uno de los temas de actualidad de los que más se hablaba a principios del siglo XX era la trata de blancas: tenebrosas historias sobre jóvenes bonitas e inocentes que eran engañadas bajo promesas de cualquier tipo y acababan secuestradas en redes de prostitución. Y el cine lógicamente se hizo eco de este tipo de historias, ya sea de forma educativa o sensacionalista, con films como Traffic in Souls (1913) de George Loane Tucker, un pequeño clásico de esos años. A mediados de los años 20, dicha fascinación aún seguía dando pie a nuevas películas; de hecho en 1927 se hicieron en Alemania cuatro obras sobre el mismo tema, entre ellas este Das Frauenhaus von Rio que fue redescubierta el año pasado en el Festival de cine mudo de Pordenone.

Su director es Hans Steinhoff, que ha tenido la poca fortuna de ser recordado hoy día por ser el autor de algunos de los films más destacados de propaganza nazi, como El Flecha Quex (1933) o El Presidente Krüger (1941). Pero en realidad, Steinhoff era el clásico artesano eficiente, especialista en filmar numerosas películas comerciales de buena calidad media en muy poco tiempo. Podría decirse que era el equivalente germano a directores de Hollywood como W.S. Van Dyke (a quien se le conocía como «one take Woody» por la insólita rapidez con que acometía sus trabajos).

Das Frauenhaus von Rio por tanto no es ni nunca pretendió ser una gran película, sino un film comercial que, ya de paso, que sirviera de aviso a incautas jovencitas. Pero eso no quiere decir que sea una película floja, de hecho confirma la posición de Steinhoff como un buen artesano.

FRAUENHAUS_01

Pese a que la función del film pretendiera ser en algún momento educativa, en realidad es un entretenimiento de género criminal que no incide en el tema de la trata de blancas hasta su segunda mitad. Al principio se centra más bien en la tensa relación entre Plüsch, un criminal de poca monta, y Plümwoski, un hombre de acomodada posición que tiene varios negocios fraudulentos a sus espaldas y se hace pasar por soltero cuando en realidad tiene una respetable vida oculta, con mujer e hija incluidas, en un suburbio de las afueras. Plüsch le propone participar en un pequeño ardid para ganar dinero, pero una vez conseguido Plümwoski se niega a darle su parte.

Plüsch, enfurecido, le sigue hasta su hogar y descubre a su familia. Rápidamente se fija en la hija del mafioso, Kordula, y urde un plan para introducirla en la red de trata de blancas que lleva el propio padre de la muchacha junto a una mujer llamada Ilona, quien posee en Rio de Janeiro el burdel donde van a parar las incautas jovencitas. Paralelamente, Ilona ha contratado como secretario a un hombre necesitado de dinero, Verloost, que no sospecha en qué submundo se ha metido. El hábil espectador reconocerá en él al galán del que Kordula se enamorará en el viaje en barco a Brasil y que sospechamos que tendrá un papel fundamental en la resolución del conflicto.

FRAUENHAUS_02

Como pueden ver, Das Frauenhaus von Rio es una película en la que no paran de suceder cosas y como entretenimiento es bastante efectivo. A nivel de contenido tiene alguna idea interesante, como la separación tan tajante que hace Plümwoski de su vida profesional como delincuente respecto a su burguesa vida familiar. Lo que hace Plüsch no es más que acabar uniendo ambos mundos convirtiendo a Kordula en otra de las muchas víctimas de esa red de trata de blancas. A cambio, el guión tampoco es especialmente remarcable, con un final de suspense un poco forzado y algunos personajes cayendo demasiado descaradamente en ciertos tics melodramáticos.

Por otro lado, aunque su realización no es especialmente remarcable, sí que es efectiva y muy profesional. No cae en el error de directores menos eficientes que inundan sus films de rótulos y de hecho tiene algunos momentos visualmente muy efectivos. Mi favorito es la fantasía de Plüsch en el despacho imaginando su nueva vida conduciendo un coche de lujo con mujer e hijos. Pese a ser un criminal, este pequeño instante nos hace sentir cierta simpatía por él, puesto que en el fondo lo único a lo que aspira es a tener lo mismo que Plümwoski, un hogar y una familia.

El film se consideró perdido durante décadas y no ha sido rescatado hasta hace poco. Le faltan no obstante algunas escenas menores como extender la subtrama de la chica que acompaña a Kordula en el viaje, pero eso no afecta al resultado final y quizá hasta se agradece que no haya otra subtrama que sature el metraje.

Bastante bien.

FRAUENHAUS_05

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.