La Sala de Baile (Le Bal, 1983) de Ettore Scola

Le bal-scola

Es cierto que no es lo mismo una película muda que una sin diálogos, pero aun así este Doctor cree que de vez en cuando vale la pena hacer una pequeña excepción y reservar un hueco en este humilde rincón de la red a ciertas obras realizadas en pleno sonoro que, no obstante, han apostado por basarse más en aspectos visuales y no en la palabra escrita u oral. Y así como hace un año les comentamos el interesantísimo ejemplo de El Espía (1952) en esta ocasión les proponemos rescatar una película tan original como La Sala de Baile (1983) de Ettore Scola.

La premisa es la siguiente: situarnos en un mismo escenario (una sala de baile francesa) a lo largo de 50 años. Los personajes y acontecimientos van variando a lo largo del paso del tiempo, no hay protagonistas ni ninguna trama central, simplemente hechos puntuales de esas décadas que sirven para hacer un repaso a la historia de Francia en ese medio siglo. Para acabar de redondear la idea, no hay diálogos como ya dijimos y los diferentes personajes los interpretan el mismo elenco de actores caracterizado según la época que les corresponde.

eL BAILE (7)

Un primer aspecto que me gusta mucho de La Sala de Baile es que puede parecer una obra ambiciosa por su voluntad historicista, pero nada más lejos de la realidad. Aunque el film pasa por momentos muy importantes del siglo XX (la II Guerra Mundial, Mayo del 68…) la decisión de no utilizar diálogos ni servirse de grandes conflictos le confiere más un aire de anécdota que de gran película histórica. De hecho diría incluso que uno de los pocos aspectos que me flojean algo son ciertas tramas demasiado tópicas y dramáticas, como el colaboracionista nazi que luego es marginado por el resto. Me da la sensación de que rompe un poco con la línea del resto del film de centrarse en los bailes y las historias surgidas a partir de éstos.

Y obviamente, si algo van a tener aquí son bailes, muchos bailes. Y música, de hecho este film nos sirve más como ejemplo de película “pseudomuda” actual que la ya citada El Espía (1952), porque aquí apenas se utilizan otros efectos sonoros salvo la música. Al reducir la película a este escenario concreto y sin diálogos, percibimos el paso del tiempo a partir de detalles en principio inocuos al lado de la Historia en mayúsculas, como los cambios de peinados y vestuario, el tipo de música que va sonando o las portadas de las revistas de cine que lee siempre una mujer con gafas.

eL BAILE (3)

El hecho de no utilizar palabras no acaba pareciendo artificial salvo quizá en los pocos momentos en que no se escucha música y los silencios resultan un tanto forzados. Las actuaciones por otro lado son necesariamente algo más exageradas de lo normal para compensar la ausencia de diálogos, y en algún caso alguien podrá acusarlas de rozar lo caricaturesco si no entra en el juego de la película. A veces quizá el film se deja llevar por esa tentación, pero el resultado suele ser demasiado divertido como para reprochárselo (me refiero en concreto al general nazi buscando una compañera de baile).

La sensación que me da es que la mirada de Scola resulta bastante nostálgica, parece evocar ese pasado como una época más alegre en que todos bailaban juntos en mayor armonía en contraste con los tiempos y ritmos forzados de la escena contemporánea inicial. Más allá de esa idealización quizá algo tópica, La Sala de Baile es una película que sale victoriosa de su original (y difícil premisa), y que además de ser un reflejo del paso del tiempo a través de algo tan bello como la música y el baile tiene pequeños detalles que demuestran que está hecha con mucho cariño: el camarero despertando al final a la chica que nunca ha salido a bailar y que cree que por fin ha llegado su momento; o esos instantes en que la música más animada se detiene y todos se quedan repentinamente estáticos, casi como sin saber cómo proceder, una vez el encanto y la magia de la música han desaparecido uno es consciente de lo irracional y absurdo que es el acto de bailar y siente cierto pudor al verse expuesto. Y eso es algo que no cambia a lo largo de los años.

eL BAILE (5)

2 comentarios en “La Sala de Baile (Le Bal, 1983) de Ettore Scola

  1. Me intereso esta película ya que fue citada en un texto arquitectónico : «En el centro de la película se encuentran esas personas en acción. Pero
    lo que genera la densa atmósfera de la película es la sala de baile, con su
    suelo de tablas y sus panelados, la escalera al fondo y la garra del león en
    el lateral. ¿O es, lo contrario, la gente la que da esa peculiar atmósfera al
    espacio? . Planteo esta pregunta porque estoy convencido de que un buen edificio debe ser capaz de absorber las huellas de la vida humana y que, con
    ello, puede adquirir una riqueza especial. » Peter Zumthor PENSAR LA ARQUITECTURA / Solo me pude ver unos minutos pero me cautivo , llegue aquí buscandola completa, espero poder encontrarla c:

Responder a testamentodrcaligari Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.