El joven ayudante de dirección de Ben-Hur (1925)

Tal y como les explicamos en su día referente al complejo y costoso rodaje de Ben-Hur (1925) de Fred Niblo, la famosa carrera de cuadrigas fue una de las escenas más difíciles de filmar de la época y para ello se congregó literalmente a miles de extras para que llenaran las gradas. Dado que era imposible que una sola persona pudiera controlar a todos los extras, se hizo un llamamiento masivo para reclutar a los asistentes de dirección que hubiera disponibles en aquel momento. Entre los que acudieron había un joven de 23 años que trabajaba en otro estudio, la Universal, que se llamaba William Wyler.

Wyler era primo de Carl Laemmle, fundador de la Universal, famoso entre otras cosas por su tendencia a contratar a familiares en cualquier puesto disponible. No obstante, Wyler por entonces tampoco gozaba de una posición privilegiada: empezó haciendo trabajos muy pequeños que no se tomaba muy en serio e incluso en una ocasión llegó a ser despedido. Pero en cierto momento se dio cuenta de que le gustaría poder dirigir películas y decidió esforzarse para conseguirlo. No fue en vano, en la época de Ben-Hur ya había sido ascendido a asistente de dirección y ese mismo año dirigiría sus primeras películas (mayormente westerns baratos).


¿Cuál fue su cometido en Ben-Hur? Dejemos que él nos lo explique tal y como lo relata en The Parade’s Gone By:

«Me dieron una toga y varias señales. Las señales eran una especie de semáforo y yo tenía que hacer que mi sección de la multitud se levantara y ovacionara o que se sentara de nuevo, o lo que hiciera falta. Debía haber otros treinta asistentes haciendo lo mismo. La gente dice que fui el asistente de dirección en la secuencia entera, pero esto es todo lo que hice«.

Como ya sabrán, curiosamente Wyler dirigiría la nueva versión de Ben-Hur (1959) más de 30 años después, dándose la casualidad de que ese prometedor asistente de dirección encargado de controlar una sección del público se alzaría décadas más tarde con el Oscar al mejor director por filmar la misma historia. Según comentó jocosamente Wyler, al recordar este hecho mientras preparaba la escena de cuadrigas se preguntó cuál de los numerosos asistentes de dirección que empleó en ella sería el que dirigiría la tercera versión de la historia. Pero mucho nos tememos que la tercera adaptación de 2016, que pasó sorprendentemente inadvertida, no la dirigió ningún discípulo suyo.

Una última curiosidad que nos sirve para recordar la poca consideración que tenía Hollywood hacia su propio legado: cuando la versión de 1959 estaba a punto de estrenarse los estudios hicieron todo lo posible por hacer desaparecer todas las copias de la versión muda para que no circularan en el mercado dos Ben-Hur que pudieran confundir al público. Si se preguntan cómo un espectador de 1959 podría confundirse entre un Ben-Hur mudo y otro protagonizado por Charlton Heston, debo confesar que yo tampoco lo sé, pero me temo que los grandes estudios no siempre se rigen por la lógica. En todo caso es una suerte que no lograran su propósito y hoy día podamos disfrutar de ambas versiones.

4 comentarios en “El joven ayudante de dirección de Ben-Hur (1925)

  1. Yo lo que quiero es otra vida para poder leer todo lo que me gustaría… Ese libro que tan bien reseñaste debe de ser una joya (entre otras cosas por el precio que tiene nuevo)

    Anda que no echaría de menos Wyler la sencillez de su vida en su época de ayudante-señalador mientras duró todo el fregado de la producción de su Ben-Hur.

    Un saludo

    • ¡Yo necesitaría varias vidas para leer, escuchar y ver todo lo que me gustaría! El libro de Kevin Brownlow es un clásico para amantes del cine mudo y es muy ameno de leer, además al ser capítulos sobre temas diferentes puedes leerlo a rachas. Incluye por cierto uno dedicado a William Wellman que si te interesa te puedo escanear.

      Sobre lo de Wyler, yo creo que estaba cómodo en su estatus de GRAN director, además que el rodaje del remake no fue el caos de la versión muda.

      Un saludo.

  2. Bueno, me he agenciado el libro y me acaba de llegar, así que poco a poco lo iré disfrutando. Desde luego la pinta del libro es estupenda y el consejero de su compra inmejorable. Miro lo primero el capítulo de Wellman, lo segundo, el de Ben Hur.
    Un abrazo

    • ¡Ya verás que has hecho una gran adquisición! El capítulo de Ben-Hur es divertidísimo por todos los desastres que se encadenan.
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.