Hace 100 años: 1917 en 10 películas

tumblr_ofof74yuvp1v26hwho2_540

Siguiendo con las buenas costumbres, el Dr. Caligari vuelve a su post anual dedicado a rescatar las mejores películas que cumplen 100 años. De modo que les invitamos a viajar al pasado y revivir durante un rato cómo fue el año 1917 a nivel cinematográfico.

1917 está considerado a nivel histórico uno de los años clave en que se consolidó el estilo de lo que conocemos como cine clásico, pero además resulta muy interesante porque, en paralelo a ello, surgieron bastantes novedades interesantes. Por ejemplo, tenemos el primer film en Technicolor (hoy día perdido), The Gulf Between (1917), o el primer largometraje de animación de la historia (también perdido), El Apóstol (1917) del argentino Quirino Cristiani.

864164275

En el mundo del slapstick hay dos novedades fundamentales como son el debut de Buster Keaton (por entonces como actor a las órdenes de Roscoe «Fatty» Arbuckle) y Harold Lloyd creando su famoso personaje de The Boy, con el que se consagraría para siempre. Eso sin olvidar que Charles Chaplin consiguió ser el primer artista de Hollywood en firmar un contrato de un millón de dólares.

Antes de pasar a la selección de films que ha preparado este Doctor, permitan que hagamos una selección de otras películas que, aunque hayan quedado fuera, merecen ser mencionadas:

  • Thais (1917) de Anton Giulio Bragaglia: es la única película que se conserva producida por el movimiento futurista italiano. Su innovador uso de decorados abstractos se adelanta unos cuantos años al expresionismo alemán. Por desgracia las copias que circulan por internet son de una calidad pésima y no dispongo de ninguna en mi archivo personal. Eso me obligará a intentar robar la única que existe en la Cinemathèque francesa…
  • Cleopatra (1917) de J. Gordon Edwards: la obra más famosa de Theda Bara, primera vampiresa por excelencia del cine, por desgracia está perdida. El film fue una de las superproducciones más caras de la época destacado por los majestuosos decorados y el desbordante erotismo de la diva. Solo se conservan algunos fragmentos:

  • Bestia (1917) de Aleksander Hertz: ya que hemos mencionado a Theda Bara, quizá deberíamos recordar también el debut de otra de las grandes actrices de la época, la polaca Pola Negri. El film no es gran cosa pero ya nos muestra a Negri como la famosa femme fatale que en breve se haría mundialmente conocida. Fue realmente un buen año para los fans de las vampiresas como este Doctor, siempre dispuesto a que le seduzcan y traicionen.
  • Klovnen (1917) de A.W. Sandberg: no soy muy devoto de este clásico del cine danés, pero sin duda  merece mencionar por su relevancia esta trágica historia que inicia la moda de payasos de circo que sufren tragedias personales.

Y sin más dilación, he aquí mi selección de diez películas de 1917:

  little-princess

10) The Little Princess (Marshall Neilan)

The Little Princess es el claro ejemplo de película cuyo argumento ha quedado totalmente anticuado a nuestros ojos actuales: una dulce huérfana vilinpediada en un orfanato tras perder la fortuna que iba a heredar. Pero a cambio, destaca lo suficiente en el resto de aspectos.

Pese a que hoy día nos cuesta creernos a Mary Pickford interpretando a una niña de 11 años, su actuación sigue manteniendo encanto y resulta conmovedora en las escenas más dramáticas (como ese primer plano cuando se entera de la muerte de su padre). Además, la dirección de Marshall Neilan es especialmente destacable con detalles muy interesantes como ese montaje paralelo entre el padre y la niña separados, o la breve secuencia en que los juguetes cobran vida (¿un precedente de Toy Story (1995)?). Si esto les parece poco, el film incluye la narración completa de la historia de Ali Babá y los 40 Ladrones, con un excelente trabajo de diseño de producción. Un ejemplo de película comercial de calidad de la época.

bucking-broadway-1917-john-ford-image-44

9) Bucking Broadway (John Ford)

Uno de los acontecimientos más importantes de 1917 fue el debut tras la cámara de John Ford, que realizó una serie de westerns junto al actor Harry Carey. Aunque el que más suele recordarse de ese año es Straight Shooting (1917) – por otro lado la película suya más antigua que se conserva – yo prefiero destacar Bucking Broadway, que si bien está a un nivel similar de la anterior para mí tiene como aliciente extra la curiosidad de no ser verdaderamente un western, sino más bien un melodrama.

Harry, el cowboy protagonista, se enamora de la hija de un ranchero que se fuga a Nueva York engañada por un mujeriego. Pero no teman, Harry y su cuadrilla de vaqueros acudirán al rescate. En Bucking Broadway no hay bandidos ni indios, sino que más bien se apuesta por la confrontación entre el salvaje Oeste (más puro y auténtico) y los peligros de la gran ciudad (más sofisticada pero llena de impostores). Ford no se olvida de añadir sus toques clásicos de humor de mano de algunos de los ayudantes de Harry, simplones pero de buen corazón, y además le da vida a una historia un tanto trillada demostrando de paso en su primer año como realizador que había aprendido de sobras cómo manejar la cámara. Le auguramos un futuro prometedor.

satan-triunfante

8) Satán Triunfante (Satana likuyushchiy, Yakov Protazanov)

Yakov Protazanov fue, junto a Yevgeni Bauer, el gran cineasta del cine ruso pre-soviético. Con la llegada de la Revolución, Protazanov escapó a Europa por si las moscas pero finalmente decidió volver a su tierra natal donde seguiría con una larga y fructífera carrera.

Satán Triunfante es una de las pocas obras que nos han llegado de su primera etapa, un drama protagonizado por el gran Ivan Mosjoukine en que el diablo va a visitar a dos hombres que viven en un pequeño pueblo: el sacerdote de la parroquia y su hermano, que está casado con una bella mujer. Como supondrán, nada bueno saldrá de este encuentro. Excelente Mosjoukine como era de esperar y un tono trágico y fatalista como en todo buen film ruso que se precie.

poor-little-rich-girl

7) La Pobre Niña Rica (The Poor Little Rich Girl, Maurice Tourneur)

Volvemos a mencionar a Mary Pickford, en esta ocasión a raíz de una colaboración que ya comentamos hace años con uno de mis directores favoritos de esta época, Maurice Tourneur. La Pickford de nuevo se sirve de la inocencia que impregnaba al cine en esos años para interpretar a una niña, que en este caso se siente poco querida por sus acaudalados padres.

Lo mejor del film es la manera como Tourneur despliega su estilo de dirección tan imaginativo en las escenas oníricas, cuando la protagonista es envenenada accidentalmente y sufre todo tipo de delirios. Muy recomendable.

cureweb2

6) Charlot en el Balneario (The Cure, Charles Chaplin)

Aunque a la hora de citar cortos y mediometrajes de la primera etapa de Chaplin suelen preferirse aquellos que combinan un tono más sentimental o cierta crítica social, en mi opinión Charlot en el Balneario constituye la cumbre del genial cómico en su etapa por la Mutual.

Una comedia divertidísima plagada de situaciones memorables que puede parecer engañosamente simple en comparación con obras posteriores, pero que en su aparente simplicidad tiene un minucioso trabajo detrás; tal y como pueden comprobar si ven las escenas eliminadas y tomas falsas que aparecen en el imprescindible documental Unknown Chaplin (1983) de Kevin Brownlow y David Gill.

mosquetero

5) El Moderno Mosquetero (A Modern Musketeer, Allan Dwan)

Al inicio de El Moderno Mosquetero Douglas Fairbanks se dirige directamente a cámara para hacernos referencia a las hazañas de D’Artagnan (un papel que por cierto interpretaría cuatro años después) y seguidamente convertirse en el Fairbanks del presente, un moderno D’Artagnan, tras lo cual nos guiña el ojo de forma cómplice. Lejos de ser contraproducente, esta interacción con el espectador es una forma de hacer explícito cuál es el código que sigue el cine de Fairbanks: el sobrentendido entre nosotros y él de que vamos a pasarlo en grande, que él se va a divertir viviendo aventuras y espera que nosotros hagamos lo mismo viéndole en acción. Así pues, ¡no le defraudemos!

El Moderno Mosquetero es una de las películas más destacables de su primera etapa antes de lanzarse a protagonizar grandes producciones históricas, que aunque seguían el espíritu Fairbanks ya no tendrían la ligereza de sus anteriores obras. Los ingredientes son de sobras conocidos: combinación de acción y humor, antagonistas a los que vencer, una chica a la que salvar y mantener siempre el optimismo. Puro Fairbanks con un excelente trabajo de dirección de Allan Dwan.

dying-swan

4) La Muerte del Cisne (Umirayushchii lebed, Yevgeni Bauer)

Yevgeni Bauer sigue siendo un fijo en mis listas de estos años, pero me temo que ésta es la última vez que le veremos, puesto que desafortunadamente murió este mismo año. No obstante en 1917 aún tuvo tiempo de realizar unas últimas películas, entre ellas La Muerte del Cisne.

Como imaginarán si han visto otras obras del director y conocen el gusto de los rusos hacia lo trágico, la historia es un triste melodrama que tiene como protagonista a una chica muda cuya gran pasión es el baile. Cuando descubre que el hombre que ama la está engañando, se dedicará de pleno a su carrera para olvidar, convirtiéndose en una gran bailarina.

También merece mencionarse otra producción de Bauer de ese mismo año que hemos obviado para no repetir director: El Revolucionario (1917).

mater-dolorosa

3) Mater Dolorosa (Abel Gance)

Monsieur Gance se convertiría en unos años en uno de los nombres fundamentales no solo del cine francés sino de la cinematografía mundial. Pero antes de que lleguemos a sus grandes obras nos encontramos ya con uno de sus primeros logros a destacar: Mater Dolorosa, un drama sobre una madre que, a raíz de un adulterio pasado, se ve forzada por su esposo a estar separada de su hijo.

Más allá del argumento un tanto folletinesco, aquí Gance se destapa como un absoluto maestro con el cuidado que pone en la puesta en escena, la iluminación y la planificación de los encuadres. En su época tanto público como crítica quedaron maravillados del resultado y el film fue un absoluto éxito de taquilla. A partir de aquí, Monsieur Gance pudo lanzarse a obras aún más ambiciosas e innovadoras.

girl-without-soul

2) The Girl Without a Soul (John H. Collins)

Ya se lo dije en mi última retrospectiva del Festival de Pordenone y como ven no exageraba. No solo el director John H. Collins es un nombre a rescatar definitivamente del olvido sino que películas como The Girl Without a Soul se codean entre lo mejor del cine americano de esos años. El film tiene como protagonistas a dos hermanas gemelas (una maravillosa Viola Dana en un papel doble) de las cuales, como era de esperar, una de ellas es una santa y la otra es una chica traviesa. Pero con el tiempo veremos que ni una es tan perfecta como parece ni la otra tan irresponsable.

Una muestra del género conocido como americana (que retrata la América rural) rodado con una sensibilidad y delicadeza que me conquistaron de inmediato.

terje

1) Terje Vigen (Victor Sjöstrom)

En esta ocasión tenía clarísimo cuál era mi película favorita del año, puesto que Terje Vigen de Victor Sjöstrom son realmente palabras mayores. Una obra muy ambiciosa tanto a nivel de presupuesto como de contenido (una adaptación de un poema de Henrik Ibsen) que puso en el mapa la cinematografía sueca, la cual en los siguientes años se desmarcaría como una de las más importantes del mundo.

El film cuenta con un prodigioso trabajo de Victor Sjöstrom como director y actor protagonista, encarnando a un humilde pescador que durante el siglo XIX es capturado y encarcelado por unos ingleses y, al ser liberado, descubre que su mujer e hija han perecido a causa de la pobreza. Una obra maravillosa que además de ser una muestra de la cultura y el folklore escandinavos, destaca por una característica que luego sería clave en el desarrollo del cine sueco en la era muda: el uso de la naturaleza y los paisajes como un elemento primordial en sus historias.

Esencial.

4 comentarios en “Hace 100 años: 1917 en 10 películas

  1. Ayer vi Straight Shooting, y esta vez no he esperado tanto para venir a ver qué se decía por aquí. Para un hombre con cierta tendencia a la mitomanía como un servidor, ver fuera de la lista el debut en el largometraje de John Ford ha supuesto una pequeña decepción, para qué nos vamos a engañar. Además, vi mucho Ford ya en ese debut. Pero mucho, mucho. Casi todo el Ford que me fascina estaba ya ahí. No obstante, me fío de su criterio, doctor, y volveré por esta entrada cuando vea Bucking Broadway… si es que la pillo en algún sitio, claro. De momento, ya he visto que los cinco cortos de John Ford que precedieron a Straight Shooting se perdieron en la noche de los tiempos. Mal asunto

    • Amigo Leandro, de entrada permita que le haga una confesión: no soy muy fordiano. Algún defecto tenía que tener este Doctor… Dicho esto, eso no quita que pueda disfrutar de sus películas y sepa reconocer las cualidades de su cine, de ahí que sin ser uno de mis cineastas favoritos lo incluyera igualmente en esta lista. Eso sí, lo de escoger Bucking Broadway en vez de Straight Shooting fue un poco una excentricidad de este anciano. La que usted cita objetivamente es más importante y contiene más rasgos fordianos que la que elegí yo, pero Bucking Broadway me cayó en gracia por su tono más simpático y desenfadado.
      Y es cierto que muchas de sus primeras obras se perdieron, pero demos gracias de que Straight Shooting sin ir más lejos se recuperara. Casi cualquier película de los años 10 que haya llegado a nuestros días en condiciones mínimamente aceptables es un milagro.
      Un saludo.

  2. Bueno, pues como lo prometido es deuda y mi incontinencia verbal alcanza ya proporciones legendarias, aquí me tiene de nuevo, una vez que he podido ver Bucking Broadway (circula por Internet una copia restaurada de calidad más que aceptable). Tenía usted razón: tiene un tono más simpático y desenfadado que Straight Shooting… pero yo no la cambio por ésta, qué se le va a hacer. Eso sí, no me resisto a comentar mi sorpresa al haber encontrado en Bucking Broadway la semilla de Horizontes de Grandeza (aunque con las simpatías cambiadas) y de Cocodrilo Dundee. Cosas veredes.

    PD. He leído que las dos películas que Ford rodó entre una y otra (The secret man y A marked man), así como la que siguió a Bucking Broadway (The phantom raiders) también se consideran perdidas. A este paso, mi loable propósito de revisar la filmografía completa de John Ford desde el principio hasta el final va a quedar en agua de borrajas. ¿Alguna sugerencia?

    • Jajaja, no se me había ocurrido el vínculo entre Bucking Broadway y Cocodrilo Dundee, ¡bien visto!

      Por otro lado verse la filmografía completa de Ford o, a efectos prácticos, de cualquier cineasta que empezara su carrera en la era muda es casi imposible porque todos tienen alguna película perdida. En el caso de Ford desconozco cuántas pero deben ser bastantes porque filmó muchísimas. Yo le sugeriría que no se desanimara y redujera su loable propósito a ver todas las de Ford que han sobrevivido… que no es decir poco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.